enero 08, 2007

EN BUSCA DEL SONIDO PERDIDO
Scheer




...cuando se alaba un disco brillante como Fear is on Our Side de I Love you but I've Chosen Darkness, siempre es esencial volver a recorrer ciertos senderos...



Es 1996. En el panorama de la música inglesa todavía se siente el peso del Nevermind, Goldie es Dios (junto con Björk) y los hermanos Gallagher han asumido el papel mesiánico del pop británico. Y tal vez los mejores días del sello 4AD se han ido (ya no hay Pixies, Throwing Muses, el mejor sonido de los Cocteau Twins es sólo un eco glorioso y al final de cuentas había que conformarse con los Ep's de Pale Saints y ciertos acordes gloriosos, siempre a cuentagotas, de Lush). Entonces una discreta banda de Irlanda hace aparición: Scheer. Infliction es el disco de canciones de pulso narcótico: vitalidad que cabe en estructuras perfectas de tres minutos y medio y que iluminan una euforia inmensa. Una portada que recobra el trabajo de Nicola Schwartz (Skin Series 1994 y Inside Series 1994-96)) para mostrar una cicatriz/o un firmamento doloroso. Once canciones (más un bonus track escondido) de una banda que merecía la fama por abrirse paso con letras llanas y simples, pero a la vez melancólicas. La hermosa voz Audrey Gallagher era un confesionario rotundo:

In my next life I won’t,
Listen to anyone,
Who says that they can give you,
More than I can,
All I have, all I have.

("In your Hand")

Es obvio que aprovecharon sus circunstancias/influencias inmediatas (Nirvana, Soundgarden, Pixies, Sonic Youth) y su breve recorrido musical jamás se empañó de pretensiones de los seguidores de My Bloody Valentine. Scheer jamás aportó un sonido desafiante o espontáneo, pero su presencia en esos años fue un encantador inventario de sonidos de asombrosa precisión. Y de pronto coros que reclaman prisiones sentimentales...


If I stayed here any longer,
I’d be drowning in your arms,
I’d be wrapped around your fingers
I would die, die.

("Demons")


Scheer sacaría muchos años después su segundo disco. La fuerza se había ido. El trato de la candidez contagiosa ya no existía. Aún hoy, Infliction es una joya que merece rescatarse para que cierta electricidad llegue al corazón.

Para ver:


Scheer: Wish You Were Dead

2 Comments:

Blogger alunacy said...

me encanta esta banda, lastima que la descubri cuando ya se habian separado. Definitivamente se merecian la fama. Las composiciones son excelentes al igual que las interpretaciones de los musicos. La viola y la bata te vuelan la cabeza. Excelente recuerdo. Con mi banda soliamos hacer Shea, que temazo!

Vale (Alunacy)
www.myspace.com/alunacy

6:51 p.m.  
Blogger edicionespeligrosas said...

cuando conoci esta banda fue por una nota de una revista llamada madhouse! despues de leerla me fui a ver si podia comprarlo! lo loco fue que en el lugar donde la compre estaba cerrando la parte donde vendian disco! lo pague a muy poco precio!
cuando lo puse en mis auriculares me encanto! desde principio a fin.
es una lastima que no hayan llegado a ser un boom son esas cosas raras que no se entiende. es un disco muy completo. las canciones escondidas son maravillosas!
ahora me sorprende que digas que tiene un segundo disco! si lo podes subir seria increible!
un abrazo!
ah me acorde audrey gallagher ha cantado para disco de electronica!como armin v.!
ah otra cosa!! si te interesa nos conectamos y te paso si no lo tenes un cd de una revista que salio por el 1995 que se llamaba volumen 15 de inglaterra me parece! hay un tema de scheer que no esta en ese disco, ademas new order, cocteau twings, mick harvey y demas!
all right!
pel! en edicionespeligrosas!

2:04 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home