diciembre 13, 2006

RESEÑA
Peaches @ Carranza, 7 diciembre 2006

Peaches & Herms

Una supondría que como fan from hell de Peaches esta reseña estaría llena de halagos completamente subjetivos, pero no será así porque estoy segura de que el show del jueves fue objetivamente muy muy bueno: mucho rock con estrógenos, actitud para aventar para arriba y cachondez cochinona, pero sobre todo fue musicalmente agradable al oído en extremo, lo cual es raro porque casi siempre hay algún tipo de fallas y más en un lugar como el Carranza que no fue hecho para albergar conciertos, pero esta vez todo salió bien y el rock de Peaches and Herms (la banda en vivo de chicas que la acompañan en esta gira) sonó con todo el punch debido.

Sigo tan feliz de haber rockeado tanto el jueves pasado que no entraré en detalles acerca de las horas de espera afuera del lugar a mitad de una helada decembrina grosera, de los baños destrozados, los altos precios de las bebidas (su servidora no podía beber alcohol pero tuve que pagar $20 por un mini vasito de refresco, ¡mis polainas!) o cualquier otro detallito negativo de organización.

Zemmoa, el grupo abridor, es un show electro glam como sacado del Cabare-tito, pero esta fórmula sólo funciona si:
a) Efectivamente, una se encuentra en la Zona Rosa rodeada de gente que va exclusivamente por el gusto de ver drag queens en el escenario.
b) Se es parte del elenco de una película de Almodóvar.
c) Mejor aún, se es parte del elenco de una película de John Waters.

Zemmoa eran 2 sujetos: uno drag y otro no, uno cantaba y el otro estaba en las secuencias y teclados más dos bailarinas arrítmicas vestidas a la 80´s kitsch que salieron en dos canciones a acompañar a el/la cantante, a quien durante las primeras tres canciones no le abrieron el micrófono, entonces él cantaba y cantaba y el público no escuchaba nada, sólo se quejaba. Una vez abierto el micrófono pudimos escuchar unas letras chistositas de despecho como "te voy a enterrar el tacón en el corazón" y ver otros 15 minutos de show, que insisto, con el público y sonido adecuados seguro es un hit, pero esta vez sólo las primeras cuatro filas del mosh pit entendían de qué se trataba, los demás nos sacamos de onda, sentimos pena, y otros más homofóbicos gritaban de groserías, aunque jamás encontré el sentido de gritar "cállate joto" en un concierto de la mismísima Peaches, un ícono gay.

Después de una espera que parecía eterna, los roadies e ingenieros de sonido arreglaron todo para a partir de ese momento todo sonara excelso. De repente se apagaron las luces y al prenderse estaban JD Samson, Samantha Maloney, Radio Sloan y Peaches de espaldas con las manos en la cintura anunciando su triunfal llegada al voltearse una por una. El show empezó con "Fuck or kill", al igual que el disco Impeach my bush, al escuchar todos los primeros y agresivos golpes de la batería empezamos a brincar y a gritar y al no pudimos parar en toda la noche.

Lo interesante de este concierto fue el escuchar las canciones que en los discos son electrónicas y hechas a base de secuencias, en vivo, con una batería tradicional en vez de una groove box, un teclado y un par de guitarras. Samantha, la baterista, se lució tocando una batería con dos bombos con singular punch digno de una banda metalera, Radio rockeaba con su guitarra, JD en los varios teclados y coros y Peaches cantaba, bailaba, se quitaba la ropa, se arrastraba y retaba al público.

Durante una hora y minutos sacamos al kinky rocker que todos llevamos dentro, gritamos canciones soeces, bailamos como si estuviéramos viendo un video de Strip aerobics de Carmen Electra y aceptábamos los retos de Peaches, quien al escuchar peticiones como "take it off!" contestó "you take it off!!!" a manera de porra y no paró de repetirlo hasta que empezó a ver playeras en el aire (yo quería quitarme la mía pero temí el perderla entre la gente y que la infección de garganta que tenía se convirtiera en pulmonía terminal) y durante "Shake yer dix" invitaba a todos a seguir su baile según fuera el caso: shake yer dix para los chicos y shake yer tits para las chicas, yo sacudí lo que pude de la manera más alegre pero fuimos pocos los que aceptamos la invitación de la señorita Duraznos.

Peaches and Herms son un show excepcional con muchos ovarios y una excelente calidad musical y sincronización, hubo un momento en el que todas al frente intercambiaron instrumentos y una por una se movían de lado a lado del escenario para continuar la canción sin perder el beat y así todas cantaron, tocaron la batería eléctrica y el teclado por turnos como si se tratara de un juego.

Para los interesados, he aquí el resto del set list, aunque no en orden de aparición:
Fuck or kill, Operate, AA XXX, I u she, Hot rod, Tombstone baby, Rock show, Shake yer dix, Fuck the pain away, Hit it hard, You love it, Boys wanna be her, Give ´er, Stick it to the pimp, Set it off.

En resumen, el concierto es tal y como Peaches promete en "Rock show":

Rock show
You came to see a rock show
A big gigantic cock show
You came to see it all

Rock show
You came to hear it
You came to sear it
You came to do it all

If you think you're gonna
Get it for credit
Forget it
Don't bet
Call the medic
He's pathetic
He's got to let it go

Let's go
Rock show
Come on
Rock show

You came to see a rock show
This isn't a fuckin' talk show
You came to see it all

Ver a Peaches de nuevo y a 1/3 de Le Tigre (sí, JD Samson) en un corto pero muy buen show fueron un perfecto cierre para este musical 2006.


Samantha Maloney, Peaches, JD Samson


*Fotos cortesía de Roberto Hernández, ¡gracias!

4 Comments:

Blogger Emma was an angel said...

siempre que entro aca me voy con buena envidia!

9:23 p.m.  
Blogger Un tal Juan said...

Excelente reseña, 4 thumbs up!
Amo a Gabriela y soy tu FANS, from hell, aunque parezca que soy un lameloide...

Moría por ver a JD.... Algún día lo/la veré...

3:54 p.m.  
Anonymous María José said...

buu. lo siento, no me gusta Peaches. Pero el blog está rebueno. ¿A alguien aquí le gusta Andrew Thompson? es un neoyorquino con toda la onda del mundo.
http://www.myspace.com/whatsuprobot

Saludos, Ernesto!

12:38 p.m.  
Anonymous maria fernanda said...

yo respeto mucho a zemmoa y creo que sí tuvo problemas con el sonido...pero se me hace unica y fuera de serie...
nada que ver con el cabaretito...
hubiera estado bueno un sonido mejor para una mejor opinion...
saludos¡

1:27 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home