diciembre 04, 2006

RESEÑA
The Album Leaf y Pit er Pat @ Cultural Roots, 2 de diciembre


En el rock (y ahora que lo pienso, en toda la vida) pareciera que madurar es comenzar a morir. Y sin embargo madurar tiene muchos significados, entre ellos alcanzar un estadio pleno y deseado, o haber sido perfectamente pensado y valorado.

En México se premia la inmadurez, o es que acaso no conocemos lo contrario. La noche del 2 de diciembre, el centro de la ciudad de México fue escenario de una justa lección de madurez impartida por The Album Leaf ante un público que, a pesar de las inconveniencias, aguantó largo rato para poder escucharlos y apreciarlos.

Diós ayude al dueño del Cultural Roots, bodega hecha billar hecho salón de conciertos, con sus paredes anacrónicas, sus baños apestosos y sus inexistentes salidas de emergencia. Ninguna tierra sagrada después de dos horas (¡dos!) de cola para entrar. Album Leaf uno, organizadores cero.

En punto de las 12 de la noche comenzaron a tocar las bandas abridoras, entre ellas unos desconocidos organistas, seguidos de Les Tragiques, niñas mexicanísimas jugando a ser Nouvelle Vague y Austin TV, quienes siguen neceando con ponerse máscaras aunque todo mundo los conozca y se hagan las divas en la calle. En general desafinados y grises. Album leaf dos, bandas mexicanas, cero.

Después de ese aperitivo amargo tocó el turno al trío de jazz experimental Pit er Pat, extraña, bizarrísima elección para tocar en esta ciudad y en este lugar. Corrieron con suerte, pues no fueron abucheados, o chiflados, ni recibieron proyectiles como es usanza en nuestras tierras. A pesar de un set fluctuante y muchos problemas con el sonido, lograron prender gracias a una combinación poderosa de free style y rock, que a ratos sonaba a Electrelane o a Primus. Interesantes, aunque nunca despegaron. Album Leaf tres, banda compinche, cero.

Finalmente, ya cercanas las 3 de la madrugada (y con el recinto medio vacío) subió al escenario la banda de Jimmy Lavelle, simple alineación de sintetizadores, bajo, batería y violín. Invocando a los dioses del espectro sonoro sicodélico-ambiental, The Album Leaf tocaron cerca de dos horas, clavadísimos y de una serenidad contagiosa. Factura impecable y humildad bienvenida (momento brillante: encontrarme a Lavelle junto a mí en el baño, rockeando con la cabeza mientras la banda seguía tocando el encore sin él), hicieron que el público se admirara los zapatos o cerrara los ojos para dejarse llevar por la marea de sonidos reminiscente a Brian Eno, Stereolab y Sigur Rós, una delicia abrumante para los oídos después de haber escuchado los experimentos sin control o lógica de Austin TV. Album leaf cuatro; noche fría, cero.

La paliza era evidente y todos en el Cultural Roots debíamos admitirlo: estamos en pañales y ninguna banda nacional, y repito, NINGUNA, se acerca siquiera al nivel de sofisticación y calidad (que para estándares internacionales no son sino los requerimientos mínimos) que The Album Leaf presentara anoche.

Si los más viejos se disfrazan de glam rockers estirando un pésimo chiste y los jóvenes se esconden detrás de mascaritas de conejo, ¿cuándo daremos la cara como creadores que se tomen en serio el arte de hacer música, o cualquier arte, para el caso?

Citando a Sam Keith en The Maxx, brillante novela gráfica sobre el dolor de madurar: "Llega un punto cuando quedarse quieto es más peligroso y doloroso que el riesgo de crecer y florecer." A México le está llegando ese momento. No hay marcha atrás en el mundo.

6 Comments:

Blogger 10:1 said...

Uy, pues es que el Cultural Roots es un desastre nacional.

Qué mal que no pudimos ir. ¿O qué bien?

En fin, saludos y felicidades por tan bonitas reseñas y cosas. Uiui.

Sofía.

8:24 p.m.  
Blogger Towers, Gabriela said...

Yo le paso a Alejandro (el "nuevo rico", también parte de Sonido Crocante) uno de los organizadores, el memo de las quejas del Roots. Duh! e. me hubieras dicho que ibas a ir y le decía que te respetara el *precio amigo* a ti.

Últimamente el problema no es no ver shows buenos en el país, sino verlos en lugares nefastos, así que yo (ahora parte de la industria/mafia organizadora) mejor agradezco a los valientes que se avientan a traer shows de este tipo por no tener que ir a otros países para ver a x grupo pero también hay que ayudarles o mínimo sugerir o que se enteren de que la gente piensa que sus opciones de lugares son lo peor, aunque aún así es comprensible, el dinero que se gasta en traer a un grupo es el que se ahorra en el lugar... mejor ya dejo de escribir sandeces y me pongo las pilas que el viernes me estreno en esto de abrir nuevos espacios para buenas bandas.

Kudos on the review!

4:37 p.m.  
Anonymous rojo ensordecedor said...

A mi tambien me gusto mucho album leaf = 1
A mi me gusta como va madurando Austin TV = 1
La organización nefasta = 1

Es cuestion de perspectivas: si fuese binaria la cosa seria 1=lleno 0=vacio, esta perspectiva es estrictamente cuantitava. Quizas pasamos muy rapido de la valoracion cuantitativa a la cualitativa sin analizar la primera detenidamente.

Ah pero eso si a los organizadores que los cuelguen.

9:42 a.m.  
Anonymous Stalker said...

Bonita reseña. En lo personal lo de Pet er pat fue una desgracia, el sonido destrozó su set, en realidad son unos monstruos tocando; en el centro cultural de España dieron una paliza, inclusive mejor que la que vimos por parte de Album Leaf a los cuales, y contrario a lo que pensaba disfrute mucho. Ese Mogg que lindo se oía. Con respecto a Austin me parecen en la dirección contraria a la madurez.
Saludos del camino olvidado.

5:11 p.m.  
Anonymous Zu said...

pues yo fui un poco a "ciegas". A pit er pat apenas los había escuchado el martes pero me convencieron de que valia la pena lanzarme. Y también "apenas" habia escuchado a the album leaf, pero esos no tenian que convencerme.
Mmm.. el lugar fue nefasto! sinceramente, que ocurrencia de hacer un evento ahi.La organizacion: malisisisisisima! 3 horas esperando fue una burla, y luego tener que chutarse a le tragiques que están más planos que un valle mexicano y a los de austin tv, que yo se que muchos los quieren, pero a mi me parece una banda mediocre más del espectro mexicano. Estoy de acuerdo con todo en la reseña menos con Pit er pat.. a mi me emocionaron, y eso que apenas los había conocido. Creo que las fallas de sonido afectaron, ojalá regresen.

Y The Album Leaf... ay, el día que bandas de este país, todas las que se ponen la etiqueta indie nada mas para vender, toquen como lo hicieron ellos.... este país será otra cosa. Mientras, como todo buen conformista mexicano, no nos queda mas que agradecer que los hayamos visto....pinche tercermundismo!

5:47 p.m.  
Anonymous Cheivy el marciano said...

la verdad yo digo que qué mamada
austin rifa

9:38 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home