marzo 27, 2007

RESEÑA
Lily Allen @ Salón Vive Cuervo (antes Salón 21); 23 de marzo, 2007

A.K.A. The Girly Review

Lily Allen pintando finger al sexo masculino


Originalmente yo no iba a ir a este concierto, aunque tenía muchas ganas de ver a Miss Allen, cuyo disco me agrada bastante, y más curiosidad de ver un pop show de una chica inglesa buena ondita. Mi precario estado económico -léase jodidez- no me lo permitió y después de un intento fallido (se agradece el detalle del préstamo indefinido señor hobo) no pude comprar boletos, hasta que maravillosamente recibí una llamada de Sandra una hora antes del concierto diciéndome que su hermana, quien trabaja para una revista, le había cedido sus boletos de prensa y que si quería acompañarla, yo respondí con un silbidito chilango de aprobación “ffffttt”, hice un happy dance y corrí al metro más cercano para encontrarla cerca del Salón Vive Cuervo en tiempo récord de media hora.

Llegamos al lugar y no había nada de tránsito, una fila mínima para entrar y revendedores desesperados ofrecían a un precio justo o menor los boletos, los vendedores de playeras y souvenirs piratones también tenían una cara de preocupación “¿y ahora qué demonios voy a hacer con tantas playeras y vasitos tequileros de Lily Allen?” al ver que casi no había gente en el evento, pensamos que la gente ya estaba dentro porque ya eran las nueve y el show estaba a punto de empezar, pero al entrar nos dimos cuenta de que no, efectivamente, muy poca gente había adquirido boletos y el lugar estaba a la mitad de su capacidad. Procedimos a buscar un buen lugar para ver el concierto, pero en esta situación cualquier punto era bueno para verlo, así que mejor fuimos por unas cervezas y nos dispusimos a esperar a que el DJ que amenizaba terminara su set de música estridente y fuera de lugar a un volumen ridículo.

El público estaba compuesto de chicas en un 70%, de las cuales la mayoría manejaban un look indie tomboy torcible (si no habían escuchado este término, con gusto les explico) y el resto eran clones de Lily Allen y/o Natalia Lafourcade, casi todas iban acompañadas de amigas, la vibra de ardidez contra los hombres se sentía en el aire, y justamente de eso se trató el show, que bien se pudo haber llamado Lily Allen: nueces para las ardillas.

La inglesa salió al escenario y no podíamos creer que se hubiera atrevido a salir con tal outfit: una camiseta de algodón con la imagen de una Baby Daisy Duck que bien pudo ser su pijama, una faldita de mezclilla de esas que se usan en la playa sólo para llevar algo arriba del bikini, y unos tennis Vans que hacían ver sus piernas como si fueran de un jugador de fútbol americano; como buenas chicas con nuestro lado bitch criticón decidimos que la explicación a tal fodonguez de vestimenta era que perdió su maleta en el viaje y se fue a comprar ropa al Wal-Mart más cercano. Sí, es necesario estar cómoda en el escenario pero creímos que esto era una exageración y realmente estaba demostrando que le valía el show que estaba a punto de dar, que era una fecha más y el hecho de que no había mucha gente la decepcionó un poco.

La banda estaba compuesta por una sección de metales de tres integrantes, un baterista, un tecladista, un bajista y Lily, que también operaba la caja de ritmos y se divertía jugando con ella al terminar las canciones mientras fumaba cigarro tras cigarro.

Empezó con “LDN” y todos bailábamos y coréabamos muy felices Sun is in the sky oh why oh why? Would I wanna be anywhere else?, y aunque esa canción habla sarcásticamente de lo decadente que es la vida en la ciudad de Londres, el ritmo tropicalón nos hizo bailar a todas.
Lo mismo pasó con el resto de las canciones que tienen un ritmo happy uppity pero las letras son muy fuertes y ardidas post break up con una sed de venganza, como "Not big" que miss Allen anunció diciendo: this is a song about small dicks... ¿cómo se dice? ¡pequeño penises!, apenas terminó de decir eso, un WHOOOOOOOOOO!!!! seguido de algunas risas burlonas y algunos movimientos de cabeza de chicas familiarizadas con el caso hicieron retumbar al Salón Vive Cuervo, y la canción dice algo así:

Now listen I think you and me have come to the end of our time,
What d'you want some kind of reaction? Well ok that's fine,
Alright how would it make you feel if I told you
that you never ever made me come?
In the year and a half that we spent together,
Yeah I never really had much fun.
All those times that I said I was sober,
Well I'm afraid I lied, I'd be lying next to you, you next to me,
All the time I was high as a kite.
I could see it in your face when you give it to me gentle,
Yeah you really must think your great,
Let's see how you feel in a couple of weeks,
When I work my way through your mates.
I never wanted it to end up this way,
You've only got yourself to blame,
I'm gonna tell them that your rubbish in bed now
and that you´re small in the game.
I'm sorry if you feel that I'm being kinda mental,
But you left me in such a state.
But now I'm gonna do what you did to me, I'm gonna reciprocate.
You´re not big you´re not clever, No u ain´t a big brother
Not big what so ever.

Todas las chicas estaban en un trance de happy dance durante el concierto que delataba su familiariedad con las letras que cantaban con singular alegría, si en vez de cervezas hubieran vendido litros de helado de chocolate hubiera sido doblemente exitoso, yo hubiera comprado unas cuantas cubetas.

El momento calmado de la noche llegó con "Littlest Things" que habla de la terrible nostalgia por una relación pasada perfecta, lo cual nos hace pensar que Lily no es una heartless bitch, sólo una chica que a veces se siente sola. El momento acústico siguió con el cover de "Heart of Glass" de Blondie y "Everybody´s Changing" de Keane. Después siguió celebrando la noche de viernes con "Friday Night", "Shame on You" y la hilarante "Knock ´em Out" que habla de cómo batear a chicos indeseables.

Casi al final, el highlight de la noche vino con el éxito "Smile", y un par de canciones después el concierto había terminado en menos de una hora, pero Lily regresó para el encore con "Alfie", (mi personal favorite del disco por su ritmo circense) que advirtió es verídica y está basada en su hermano menor y su problema con las drogas, problema que ella parece haber superado después de un rehab a sus escasos 21 años, bien hecho muchacha.

Después del encore de una canción, el concierto fugaz terminó oficialmente y el stage fue desmontado rápidamente, razón por la cual los integrantes de la banda tuvieron tiempo de bajar, platicar y hasta chelear con el público, y yo en mi mood girly (advertidos estaban, este es el girly review) coquetón me tomé un par de fotos con el baterista, muy buena onda él, y nos fuimos. Si algún día me pasan esa foto la publicaré aquí para terminar de darle el toque a esta reseña que bien podría ser parte de la revista Cosmopolitan.

8 Comments:

Blogger SandB said...

haha girly review! indeed, haha tal como usted menciona, tan solo al salir con ese outfit Lily logró sacar el lado bitch criticon que toda femina tenemos!
A ver a ver quien es la amigui mas linda que te consigue boletos pa Miss Lily?? os agradezco ser mencionada en tan respetado blog haha y mas agradezco publicamente a mi hermosa sister que patrocinó el evento!

Ya ya una vez q maneje bien la tecnologia te pasare tu foto con el baterista!
Nota mental: pensamos que se trataba de Kele Okereke, el vocal de Bloc Party, que estaba de incógnito y fungia de baterista de lily como un hobbie ocupacional in the meantime...Pero ya viendolo de cerca... ok, no no es....

Otra nota mental: no alcance a ver a todos los musicos, pero el bajista y guitarrista eran muuy guapos y amables, tamb me tome foto con ellos, muy mal afocada x cierto....

Sand

1:03 p.m.  
Blogger Ernesto said...

Je je je, pues como describes que salió vestida es como se visten muchas indie girls por las calles británicas... y seguro la faldita, más que de Wal Mart, era, aunque high street y no designer, nada baratita...

11:38 a.m.  
Anonymous Celia said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

2:33 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

esta mal tu reseña: toco la de keane pegada a navie de kooks y luego, en el encore, la de blondie
no es "mala ondita"

12:01 p.m.  
Blogger Towers, Gabriela said...

Cierto es anónimo, pero de que hubo covers, ¡hubo covers! la neta sólo sabía que era algo de Keane, no me laten mucho ellos. Gracias por la corrección y la no mala ondita.

Sandra: perdóoooooon por tomar mal tu foto con el sujeto de la banda jaja pero es que había una luz enorme atrás, pero cuando puedas sacar la pic de tu cel con mucho gusto la retoco y la dejo sin charolazo jaja.

¡Ah! y ya comprobamos que la camisetita esa no es de designer o algo super fashionista, nel, la venden como ropa interior en Oysho en unos $100 pesos ja!

2:09 p.m.  
Blogger Ernesto said...

Pues ta cool, no? Rock star fashion for the masses!

Y, no odian los comentrios spam que pretenden decir algo sobre el post/blog sólo para vender algo?

4:27 a.m.  
Blogger Ernesto said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

4:27 a.m.  
Blogger Ernesto said...

(Ya lo borré)

4:34 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home