marzo 20, 2007

DISCO NUEVO
Some Loud Thunder, Clap Your Hands Say Yeah!







Some Loud Thunder
Clap Your Hands Say Yeah!
2007, Wichita
género: indie rock



Este año viene cargado (además de colaciones) de secuelas a discos muy respetados. Es el caso del segundo esfuerzo de Clap Your Hands Say Yeah, la banda de Brooklyn que puso a todo mundo a bailar hace dos años con su disco debut. Como con The Arcade Fire, las expectativas eran muy altas y se esperaba muchísimo de Some Loud Thunder.

Caso idéntico: el trabajo no está a la altura de la esperanza. A través de 11 canciones, los Clap Your Hands se esfuerzan por reinventar su sonido, ser experimentales e innovadores sin conseguirlo. Parece ser que olvidaron sus fortalezas en aras de no ser encasillados. Clap Your Hands Say Yeah, el disco, estaba lleno de números bailables, pegajosos, que desafiaban categorización. En momentos sonaba a los Talking Heads, sobretodo por la voz de Alec Ounwsorth, pero lo cierto es que era un disco brillante por su volatilidad, ligereza y desenfado. Vuelta a la página, y pasa lo contrario. Some Loud Thunder es un monstruo que se arrastra. Es un disco que quisiera escuchar con interés, quisiera que me atrapara y entendiera su grandeza, pero debo ser sincero: me pesa escucharlo. No logro pasar de los complejos arreglos y la voz demasiado dramática de Ounsworth (cuando alguien grita de dolor y no de emoción, es terrible) para disfrutarlo.

La banda sigue siendo buena y tienen momentos decentes, como la marcha al final de Goodbye to the Mother and the Cove, la forzada Satan Said Dance o incluso el primer track que da título al álbum, lo más cercano al Clap Your Hands bailable (pero que no espero escuchar en ninguna fiesta debido a su producción bizarra y sonido apagado y seco). Pero al final, el disco aburre y deja con ganas de baile, del éxtasis de grandes, grandes canciones como The Skin of My Yellow Country Teeth o Upon This Tidal Wave of Young Blood. Incluso el arte de portada dice montones: mientras el primer disco era una explosión de color con niños volando, éste es una mancha en grises con caras retorcidas y ambivalentes.

Todo esto me hace pensar en las expectativas y efectos que el público, y sobretodo el público 'indie' (de puro conocedor, dice), puede tener sobre un artista. El mundo de la música pop exige todo de sus héroes y es fácilmente decepcionado. No puedo imaginar este tipo de presión sobre un artista visual o un escritor. Vamos, cada obra es distinta y tiene sus propios valores, pero en la industria discográfica un pequeño desliz, o un desvío, pueden ser la muerte de una banda.

Some Loud Thunder es indudablemente una tangente del camino que parecía trazado para Clap Your Hands Say Yeah. No es un camino agradable, de hecho suena como al camino mítico de espinas. No sé que haya en su destino, pero por el momento parece ser que estos neoyorquinos están encontrándose con dificultades para darle sentido a su fama y lugar en el mundo. Es doloroso escucharlos tan confundidos.

1 Comments:

Blogger GeekGangster said...

Juan Gracias por tu comentario en mi Blog

7:29 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home