julio 20, 2007

EN BUSCA DEL SONIDO PERDIDO Learn to Sing Like a Star de Kristin Hersh


Kristin Hersh
Learn to Sing Like a Star
Yep Roc Records
2007


Isn't this a lousy drug?
isn't this a pretty fall?
isn't this vertigo?
isn't this wonderful?

Vertigo, Kristin Hersh, 2007




...los goteos musicales de Kristin Hersh están de regreso porque siempre serán indispensables sus imágenes breves y la instrumentación honda (apoyada una vez más por las cuerdas Martin McCarrick) y porque su voz puede proporcionar una extraña tranquilidad. Después de haber escuchado el nuevo álbum de Hersh tengo la sensación que nada cambia, que no hay nada nuevo en su tesitura de voz, que no hay ninguna variante en su manera de componer canciones, no existe un nuevo acento porque desde hace mucho tiempo la lírica de Hersh alcanzó la latitud de la belleza. Es cierto que Kristin alcanzó el oficio insuperable con los discos The Grotto, 2003; Strange Angels, 1998 y el clásico Hips and Makers, 1994 y, claro, con todo Throwing Muses, pero desde años cada disco nuevo de ella es una reencarnación rigorosa de la magia de su voz, de los mismos rodeos: porque al llegar al track seis, Under the Gun, ya sabes que, pesar de algunos arreglos de cuerdas crudos (o postgrunge, como han querido ver algunos puristas) el valor del disco se refleja en la intermitencia de los estilos que lo componen (pequeñas melodías: Christian Hearse dura treinta segundos que asemejan un trance atropellado de confusión acústica que se liga en forma plañidera con la siguiente canción, Ice; mientras la melodía diez, Piano 2, es un ejercicio lacónico de guitarra que respira un atrevido hálito de transgresión con el tono del disco: vibración elegante de cuarenta y nueve segundos) No hay duda, hay caminos que nunca se olvidan por la calma que provocan: el latido de un corazón generoso nos puede otorgar una mitología secreta: esa ha sido la misión de la tesitura de la voz de Kristin Hersh quien, aunado a su capacidad de apropiarse de la guitarra para dibujar mapas infalibles, ha sido una presencia necesaria para entender el clasicicismo y la sencillez de las cosas de la vida. Más de lo mismo, más belleza concéntrica de los acordes de la guitarra.

1 Comments:

Blogger Ernesto said...

La Hersh es de esas mujeres que entre más pasa el tiempo por ellas más me gustan.

2:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home