julio 19, 2007

EN BUSCA DEL SONIDO PERDIDO: Grinderman de Grinderman


Grinderman
Grinderman
Mute
2007



Vulgar, soez, profético, poético, estridente, crudo, epidemia desesperada, romántico, primitivo, desbocadamente carnal, fantasmagorías sórdidas, el apocalipsis de la noche puede ser No Pussy Blues (el track saturado de estridencia benevolente). Un disco que arde en gestos afables, acogedores, infernales (la canción Grinderman, de acuerdo a Martyn Casey, es un evil haiku), alucinaciones poéticas (Electric Alice), advenimiento de la esperanza teñido de memorias del subsuelo: el recuento de la vida oscura. He aquí la muestra del inagotable genio de Nick Cave: tal vez el mejor disco del 2007.


Grinderman es Nick Cave, Warren Ellis, Martyn Casey, Jim Sclavunos, o sea otro supergrupo de verdad y no pérdida de tiempo: la única orgía de sonidos pasionales del 2007. La furia se escupe desde la primera canción porque Nick Cave no había sonado tan furioso desde Birthday Party.



I got to get up to get down and start all over again
kick those white mice and black dogs out
kick those white mice and baboons out
kick those baboons and other motherfuckers out



Así taladra el opening track de Grinderman (Get it on, es curioso descubrir el sencillo de siete pulgadas donde se puede escuchar una versión suave y sencilla donde no existe la furia de Nick Cave ni el magma denso de la guitarra, para fortuna de los clavados esa versión se puede escuchar en el sitio de myspace), la fuerza de ese primer track es la de una la grieta que esconde un abismo podrido. El segundo track: No pussy blues, abre con el sonido de una máquina escribir para unirse a una batería que preludia la voz de Cave en una narración de pliegues, de intentos burdos/poéticos para encontrarse con una mujer:

I saw a girl in the crowd
I ran over. I shouted out
I asked if I could take her out
But she said that didn't want to
I changed the sheets of my bed
I combed the hair acroos my head
I sucked in my gut and still she said
that she didn't want to
I read her Elliot, read her Yeats
I tried my best to stay up late
I fixed the hinges of her gate
but still she just never wanted to



...y de pronto la invasión de una guitarra eléctrica que todo lo consume en su furia: frustración siempre en la garganta para terminar con la proverbial línea: I got no pussy blues. El crematorio de un corazón cansado/ nutrido de una estridencia malsana. El corte Electric Alice (¿acaso un guiño musical al Alice de Tom Waits del 2002? Una hemoso canto pálido a las huellas de la luna. La canción cuatro, Grinderman, un breve canto de cuna apuñalado de una guitarra eléctrica/corrosiva reservada sólo para las pesadillas: acordes oxidados y llenos de podredumbre. No tiene caso hablar del disco pieza por pieza: he aquí las astillas dolorosas del año listas para clavarse debajo de las uñas.




para ver/escuchar el sitio de myspace + el lujoso y cuidado site de Grinderman

3 Comments:

Blogger Ernesto said...

Shín-gonería de dishco.

3:50 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

...no mames Evelio!!! Quiero copia, despertar con esto fue brutal.
increíble disco, indeed.

*mua*

l.

11:44 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

..ya lo compré :)

l.

11:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home