julio 05, 2007

EN BUSCA DEL SONIDO PERDIDO:Höstluft de Library Tapes



Library Tapes
Höstluft
Make Mine Music
2007




Hay partituras donde el sueño tañe en cementerios marinos...


Un nuevo disco de Library Tapes viene a enriquecer los sonidos de verano y nos lleva de la mano para recorrer el repertorio breve del fulgor. Llueve en estos días. Nada mejor que esconderse durante los treinta y tres minutos que dura el nuevo disco de Library Tapes (el hermoso concepto musical del sueco David Wenngren) y disfrutar de las preciosistas miniaturas melódicas que emotivamente se tejen con la memoria de un atractivo scratch de acetato como un único argumento. Otro eco de la escuela exquisita de Erik Satie, pero la virtud de Library Tapes es encontrar la sonoridad precisa de un acorde y su equilibrio (como en Skiss Av Träd, por ejemplo) para no caer en la trampa de un sentimentalismo ramplón. Porque el sonido de Library Tapes parece venir de un pasado sereno donde las palabras han dejado de ocupar un lugar primordial para sólo evocar las imágenes de la bruma interior. Un hermosa memoria del pasado que es cómplice de un hipnótico y concentrado murmullo de piano con retorno al disfrute de lo mínimo. De pronto, los acordes incesantes y breves parecen construir un hermoso tratado de inmovilidad y de silencio herido en la geografía diminuta de una nota musical. Inagotable y eterno.



...el abismo de un acorde sereno:
Skiss Av Träd a cargo de Library Tapes




Get this widget | Share | Track details

2 Comments:

Anonymous LA ARISTA DEL VIENTO said...

El piano... uno de los instrumentos que hablan de poesia, me hubiera gustado aprender, aunque en sueños soy verdaderamente un genio

1:02 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Hace poco, en realidad hace tiempo... leí un poema de Celan, él escribía sobre los sueños, "el duro doblón de los sueños"... hoy pienso en él, entonces le doy otra lectura a su imagen, y ya no me parece tan dolorosa.
Hay sueños bellos, los hay también bellos, esta melodía por ejemplo.

Es hermosa. Justo lo que desearía uno escuchar cada día al despertar.

No menos bella la entrada.

9:53 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home