septiembre 02, 2007

Explosions in the Sky, La Victoria, Ciudad de México, 1 de septiembre 2007

La belleza tiende a quedarse prendida en un despertar, en la mirada que se recoge en un sólo respiro o simplemente en la transformación de las notas musicales que iluminan nuestros cuerpos minúsculos...


....la Victoria, un lugar que se encuentra en la esquina de Jalapa y Coahuila, y en donde yo nunca había estado, midió la duración de la noche de ayer con una insondable respiración musical. La Victoria se encuentra frente a una iglesia cristiana que anuncia que Cristo es la salvación: un anuncio de luz neón que no se cansa de brillar durante la madrugada, y como si la salvación del alma fuera un producto que se pueda encontrar en cualquier esquina. O tal vez sí. Pero antes de entrar a escuchar Explosions in The Sky me dí cuenta de un tono de orfandad que había entre ese anuncio y la fila que esperaba su turno para entrar en busca un cobijo breve y eso es la música: un breve torrente de exactitud que nadie podrá sacarte del alma.
Porque el cuarteto de Texas (Munaf Rayani/Mark Smith/Michael James/Chris Hrasky, una batería de continuidad pura, la verdad sea dicha) se paró en el escenario para descargar su ejecución soberbia de claridades para aprisionarnos en un mundo donde no había necesidad de medir el tiempo. Porque durante un poco más de una hora, en un lugar pequeño y sofocante de la colonia Roma, ocurrió un abismo musical que no regresará pero que, por gracia de la memoria, se convertirá en un fragmento de vacío luminoso y de belleza.
Catastrophe and The Cure: Porque antes de la primera nota de Explosions in the Sky hubo una sugerencia: " Por favor, cierren los ojos y vamos a viajar a las estrellas." Y en ese momento nos dimos cuenta que el concierto iba a ser un viaje ¿Adónde? A la revelación ensordecedora de la mesura. Porque en un rincón de la ciudad de México cientos de personas tuvieron la oportunidad de empezar un viaje donde no hubo un segundo de silencio (de pronto con las consabidas fallas de sonido). Porque Explosions in the Sky no tocó: le dio forma a la estridencia del arrebato. Porque tocar música tiene que ver con delirio, con salirse del camino. ¿Es posible la salvación del alma a través de unas notas musicales? Después del anuncio del viaje a las estrellas a oscuras, algo se insinúa en los primeros acordes: una especie de balbuceo que inicia el camino de la libertad impensable de la guitarra: porque puedes fijar la mirada en la luz que cae y que se propaga en los cuellos sudorosos (abro los ojos y durante unos segundos veo a una hermosa mujer que no sacude el cuello: lo mece; veo que en sus párpados brota una plenitud); vuelve a nacer el vínculo de una nota de guitarra y algún acorde que resplandece te atrapa y de pronto todo es cántico, todo es un grupo de centenares de cuellos que sondean las notas de la guitarra de Mark Smith y es obvio que ese simple movimiento de cuellos es un pulso que admite otra duración. Porque en la ejecución de The Birth And Death Of The Day hubo un respiro que fue raptado/encauzado/devorado/transformado. Porque en Welcome, Ghosts la quietud se convirtió en una queja monosilábica que nos hizo recordar que también vale la pena perderse en la claridad.
The Birth And Death Of The Day: ...justo a la mitad de It's Natural To Be Afraid: "Así deben ser las explosiones en el cielo", she said. Las metáforas crean sus propias metáforas.

5 Comments:

Blogger Juan Pablornz said...

Buena crónica del concierto. Las ondulaciones y las atmósferas son recreadas con tino. Una pena, en mi caso, no haber asistido a cita ineludible, muchos kilómetros de distancia lo impidieron. Felicidades por el sitio y les comparto un post coincidente (que escribí antes de haber encontrado el relato de Evelio Rojas) al respecto de mi imposibilidad de escucharlos y mi gusto denodado por su música.
http://jpablornz.blogspot.com

Saludos a Ernesto

3:04 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso cronica de un concierto, haces creer que alguien disfruta la musica de una manera tan intensa y llena de poder, pero un momento, !no tocaron the birth and death of the day!... jajaja, es genial observar como pretendes sentir emociones que no existen en realidad, y fingir que disfrutas la musica a ese nivel. Demasiado pretencioso, no dudo que disfrutaste el concierto al maximo, explosions toca de manera espectacular y su musica nos hace viajar a lugares extraordinarios, pero no menciones canciones que no tocaron porfa, creo que nada mas quedas mal. Igual tu andabas viajando con catastrophe and the cure, no te apures, igual nomas te equivocaste de camion. JAJAJAJAJA!
Saludos y suerte para la proxima!!

5:24 p.m.  
Blogger Emmanuel said...

jaja, nada como un anónimo analfabeta para echarse solito al pozo.

Aprendan a leer, niños.

5:51 p.m.  
Blogger Evelio said...

Estimado anónimo: sobra decir que no la tocaron, darling. Sobra decir que no tuviste el cuidado de leer con atención para darte cuenta que traté de jugar con dos rolas de su nuevo disco para evocar dos estados de ánimo. O usted lee muy mal o yo no puedo hilar mas de dos palabras en forma coherente. Hay de viaje a viajes. Te dejo en el tuyo.

9:54 a.m.  
Anonymous argel said...

por fa anónimo(a), disfruta tu pozo ... al máximo

2:14 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home