julio 20, 2006

Un monopolio más de la música.

México… estado actual: conciertos… muchos conciertos…. ¿Cómo estamos en México? ¿Es posible que nos sigan tratando como un público de segunda clase?

El negocio del entretenimiento es sin duda uno de los que más dinero generan. Y nosotros somos hogar de la compañía de espectáculos más grande de Latinoamérica: OCESA. Esta compañía ha generado un monopolio que realmente atenta contra el desarrollo de la industria y en gran medida de la cultura del público.
Este corporativo posee el control de la venta de boletos, de los centros de espectáculos, la contratación de artistas tanto nacionales como extranjeros y el mercadeo de gran parte de la promoción de los mismos.
Es difícil escapar de su presencia en la mayoría de los espectáculos que presenciamos. Y lo mas difícil es que sin este juego de oferta entre varios promotores, lo que sufre es nuestro bolsillo.
Pagamos en promedio un 10 o 20% más de lo que usualmente cuesta un boleto en los Estados Unidos o la Unión Europea, y la calidad de los espectáculos es mucho menor. A nuestro país llegan los grupos sin su producción, sin los detalles con los que usualmente viajan a través del mundo.
Y cuando vienen con ellos entonces los precios se elevan a casi el doble de lo que usualmente se pagan en otros países.

¿Es justo esto? No.

¿Cuáles son las razones? Esta compañía mantiene una burocracia enorme, que hace de éste un negocio poco eficiente y nosotros pagamos el costo de ello. Trabajar para el corporativo encarece los precios de todo en casi un 40%, producto de una administración lenta y complicada. Cuando poseemos casi la misma infraestructura que existe a nivel mundial, los costos de operación para nuestra industria son difíciles de mantener con ese nivel de ineficiencia. De ahí el resultado que el corporativo nos pasa la factura a la audiencia.

¿Qué resulta de todo esto? Cada vez menos asistencia a los espectáculos y por lo tanto cada vez menos oferta de los mismos.
Es casi imposible para un joven con un poder adquisitivo mucho menor que el de países desarrollados asistir a tres espectáculos en el mismo mes. El corporativo lee esto como falta de audiencia y deja de contratar artistas interesantes y la oferta se reduce a los grandes espectáculos de masas. Incluso ahí se equivocan, ya que su capacidad de negociación es bastante limitada, lo cual va generando una oferta muy limitada de espectáculos para el país.
La centralización de las presentaciones es sin duda un factor que tampoco contribuye a la generación de cultura y de oferta en el país. Es triste pensar que sólo el publico de la Cd. de México tiene tanto el poder económico, como el interés en presenciar espectáculos. ¿ Donde quedan las otras casi cincuenta ciudades del país con mas de 100, 000 habitantes? Hace falta sin duda una visión mucho más amplia para empezar a generar esta oferta y por lo tanto el interés de una parte mas amplia del publico que al final se traducirá en un mejor negocio y una mejor oferta de espectáculos para todos.

Y si no, que le pregunten al show biz en Estados Unidos o la Unión Europea.

1 Comments:

Blogger ..::Hurt::.. said...

Es tristísimo ver que en Barcelona, provincia de España, ya no se diga capital, haya un festival donde Echo and the Bunnymen, Moz, Depeche Mode, Buzzcocks, New Order y un pronunciado etcétera se presenten con miles de bandas más, en el lapso de 4 días y nosotros tengamos menos de la mitad de eso, pero en 4 Años.

El hecho es que es más facil hacer marchas con un millon 100 mil personas que traer al Charming Man a cantar.

Triste.

4:25 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home